«Las declaraciones de amor eterno nunca son ridículas cuando van acompañadas por esmeraldas» – Somerset Maugham

La esmeralda es una de las piedras preciosas más valorada por los joyeros y una de las más costosas.  Lo curioso es que a su vez es una de las gemas energéticas más poderosas según los místicos pues sus propiedades metafísicas son exorbitantes. Indudablemente, este cristal favorece la sabiduría espiritual ya que está custodiado por el Arcángel Rafael. Esta piedra activa el desarrollo de la intuición y facultades extrasensoriales.

Además, la esmeralda es considerada el talismán más poderoso para la magia blanca, pues es el único cristal que puede repeler a seres del bajo astral. Ni los trabajos de brujería, ni los «demonios» pueden acercarse a la persona que posee una esmeralda activada.

Debido a su color verde profundo, esta piedra está directamente relacionada con el chakra corazón; de hecho, para muchos es considerada la piedra del amor (más poderosa que el mismo cuarzo rosado). Se dice que esta hermosa gema evita miedos y angustias, por lo que es recomendable a la hora de pensar en un anillo de compromiso o un regalo de enamorados.

En reiki, este cristal equilibra y sana el hígado, los riñones y por supuesto el corazón. Además esta gema atrae la riqueza y favorece la fertilidad.