La piedra de la luna, es uno de los minerales más codiciados dentro del mundo esotérico, no sólo porque sus yacimientos están en contados lugares (Destacando Sri Lanka y la selva amazónica de Brasil) sino porque sus propiedades energéticas son bastante poderosas.

En Reiki, la piedra de la luna se utiliza para el equilibrio de emociones y el tratamiento de enfermedades mentales como la depresión o la ansiedad. Especialmente, esta piedra es recomendada para los cambios hormonales de las mujeres, tales como el periodo menstrual, el embarazo o la menopausia, que suelen venir acompañadas de cambios de humor fuertes.

Esta piedra también es llamada la «Piedra de la madre tierra» pues era utilizada por los ancestros amazónicos para acompañar los partos.

En magia blanca, se cree que la piedra de la luna también eleva la percepción psíquica, haciendo que la persona que la utiliza pueda agudizar su intuición. Además, esta piedra también se puede utilizar como amuleto para el éxito en el amor y la fertilidad.