Debido al auge del New Age y la espiritualidad durante los últimos años, las mandalas han tomado especial popularidad en decoración de interiores y en librerías.

Pocos saben que de hecho las mandalas provienen de la antigua Asia Central, siendo usadas por budistas e hindúes para  hacer representaciones sagradas del universo, gracias a que siempre están encerradas en una circunferencia y que recrean las vibraciones energéticas que fluyen en nuestros mundos.

Principalmente, se cree que estas representaciones gráficas estabilizan espacios y equilibran las energías masculina y femenina. Por eso son una excelente idea para decorar tus habitaciones. Escoge cuadros de mandalas que te sirvan para intenciones específicas.

Sin embargo, las mandalas también te pueden servir para prácticas meditativas y de mindfulness, pues al colorearlas ayudan a que te concentres en el momento presente. De hecho se cree que te ayudan a tener una conexión plena con la presencia «Yo soy».