Todos los seres humanos somos seres sociales, por eso es natural que queramos tener conexiones con nuevas personas y expandir nuestro círculo de amigos.

Antes que nada debes comprender que las relaciones son espejos de la relación que tienes contigo mismo, así que si experimentas rechazo por parte de los demás, esto se debe a la manera en la que tu mismo te tratas.

El procedimiento de ley de atracción es el mismo siempre: pide, agradece con anterioridad, cree que lo conseguirás, libérate de expectativas y finalmente, recibe. Sin embargo hay más cosas que debes tener en cuenta en el tema de relaciones.

Primero, intenta liberarte de tus barreras mentales. No pidas amigos que se vean de cierta manera, o que tengan cierta cantidad de dinero o cierta profesión, pues estarás impidiendo tu propio crecimiento personal. Pide amigos con los que quieras vivir experiencias, que se sientan atraídos por lo que a ti te gusta hacer y quienes tengan ideales parecidos a los tuyos.

Recuerda que la gente se atrae por vibraciones, no por el físico. Así que procura alinearte a lo que quieres atraer: si quieres personas divertidas, inteligentes y aventureras al lado tuyo, haz cosas divertidas y lánzate a tus propias aventuras antes de esperar que otros te  acompañen.