Empezar a creer en la «ley de atracción» suele ser algo difícil  debido a las creencias limitantes que la sociedad nos ha metido en la cabeza. Siempre se nos dice que nada bueno se consigue de manera fácil y que para alcanzar lo que soñamos debemos luchar fuertemente, por eso el mensaje de esta ley basada en el principio del mentalismo suele ser chocante para muchos.

Como siempre les he dicho: no crean en algo que no puedan comprobar con sus propios ojos. Por eso mi recomendación es poner a prueba a esta ley, empezando por cosas pequeñas para después atraer algo más grande.

La habilidad de manifestación es como un músculo: debes ejercitarlo. Empieza con algo sencillo, como una taza de café o un asiento en el transporte público. Visualizate bebiendo aquella taza de café o  imagina que ya vas sentado en el transporte, y luego olvídate de eso, distraete con algo y después comprueba como gracias a la magia del universo obtienes lo que visualizaste.

Haz el intento y cuéntame como te fue.